Las restauraciones dentales (llamadas también tapaduras u obturaciones) ayudan a, como su nombre lo dice,  restaurar la forma, función y la estética de un diente dañado o con caries. Cuando te hacen un restauración, deberás tener un cuidado especial con él a corto y largo plazo. Si te preocupas de tu salud bucal de manera adecuada, puedes minimizar el riesgo de que aparezcan más caries y evitar que se dañen las restauraciones  que tienes actualmente.

 

  1. Cepíllate los dientes y usa el hilo dental

Cepilla tus dientes todos los días y después de cada comida, esto ayuda a mantener tus dientes,  restauraciones y mandíbulas en buen estado. Una boca limpia podría ayudarte a evitar más restauraciones y manchas antiestéticas.

Si tienes comida atascada entre los dientes, tendrás un ambiente propicio para que aparezcan más caries y  restauraciones que tienes podrían dañarse. Si no tienes seda dental o un cepillo a la mano, masticar un chicle sin azúcar puede ser de ayuda.

El café, el té y el vino pueden manchar el esmalte dental y  las restauraciones. Si bebes alguna de estas bebidas, trata de cepillarte los dientes después para que no se manchen.

  1. Atención con la dieta y bebidas que consumes

Controla tu ingesta de alimentos y bebidas azucaradas y ácidas. Este tipo de bebidas y alimentos  suelen ser muy dañinos para los dientes y controlar su consumo puede resultar en una mejor salud bucal. Las caries pueden aparecer fácilmente debajo de  las restauraciones, pudiendo fisurarlas y fracturarlas con el paso del tiempo.

Si no puedes evitar los antojos, cepillate los dientes y si no puedes hacer esto tampoco, porque, por ejemplo, estás  fuera de casa, enjuágate la boca con agua (recuerda que el agua tiene flúor). Aumenta tu ingesta de agua y controla la frecuencia con la que consumes tentempiés. Además, no consumas alimentos pegajosos.

Una dieta saludable y balanceada de proteínas magras, frutas, verduras y legumbres puede ayudarte con tu bienestar en general, incluida la salud bucal.

Incluso algunos alimentos saludables son ácidos, como los cítricos. No dejes de comerlos, pero limita la cantidad que consumes y piensa en lavarte los dientes cuando termines.

Evita los enjuagues bucales y las pastas dentales que contienen alcohol,estos pueden reducir la duración de los rellenos o incluso mancharlos. Utiliza una pasta dental o un enjuague bucal de color y sin alcohol para evitar este problema.

  1. No aprietes los dientes.

Si tienes el mal hábito de apretar tus dientes en la noche, podrías dañar tus restauraciones y tus dientes. Si tienes esta costumbre, pregúntale a tu dentista sobre la posibilidad de utilizar una férula (o plano de relajación).

Apretar los dientes desgasta  las restauraciones, las coronas, el esmalte y los dientes en general, y puede provocar sensibilidad y daños como astillas y  pequeñas fisuras.

Morderse las uñas, abrir botellas o sostener objetos con los dientes también son malos hábitos. Trata de evitarlos para que no  dañes tu tu dentadura.

  1.  visita con frecuencia a tu dentista para hacerte revisiones y limpiezas.

Estas son una parte integral del mantenimiento de la salud bucal. Ve al dentista al menos dos veces al año o más seguido si tienes problemas con los dientes o  restauraciones.

 

 

 

Recuerda que en Clínica Yany, cuidamos de tu salud bucal y te ofrecemos los aranceles más convenientes y con la mejor calidad en todos tus tratamientos odontológicos. Evalúate ahora sin costo, programa una cita al +56 2 2585 4250 o búscanos en www.yany.cl