Es común escuchar acerca de que una buena higiene dental conduce a una boca libre de caries u otras afecciones dentales, pero ¿Qué son las caries?

 

Según la Biblioteca Nacional de Medicina de Los Estados Unidos, las caries son perforaciones (o daño estructural) en los dientes producidas por bacterias que provocan una desmineralización debido a los ácidos que genera la placa bacteriana. La placa bacteriana es una capa incolora y pegajosa fabricada por bacterias y azúcares que se adhiere constantemente a nuestros dientes.  La destrucción química dental se asocia a la ingesta de azúcares y ácidos contenidos en bebidas y alimentos.

 

Etapas básicas de formación de las caries en los dientes.

Etapas de la formación de las caries.

 

La caries aparecen por falta de una correcta y meticulosa higiene dental y es la principal causa de la pérdida de dientes en niños, jóvenes y adultos. Según un estudio del Ministerio de Salud, las patologías orales de mayor prevalencia en Chile son las caries además de las enfermedades gingivales y periodontales y anomalías dentomaxilares.

 

Los factores que conllevan a la aparición de una caries son: los alimentos procesados azucarados y las bebidas de fantasía; y una inadecuada higiene dental que  favorece la formación de sarro. El sarro es la placa bacteriana que al no ser eliminada se mineraliza y endurece, una sustancia amarillenta que se adhiere al esmalte de los dientes y forma una costra. Este también puede aparecer en el borde de las encías y debajo de ellas y puede irritar los tejidos gingivales.

 

El sarro provee a la placa de una superficie más extensa donde crecer y más pegajosa para adherirse, lo cual deriva en afecciones más graves como caries y enfermedades de las encías.

 

Para prevenir la formación de caries, es necesario a su vez impedir tanto la formación de sarro como reducir la placa bacteriana. Para que esto suceda es importante cepillarse los dientes correctamente con un dentífrico apropiado y utilizar hilo dental.

 

Ya que una vez que el sarro se ha depositado en sus dientes, será necesario visitar al dentista para que lo remueva con un “raspado radicular”. Un procedimiento en el cual el dentista utiliza instrumentos especiales con los que extrae el sarro que se encuentra a la vista sobre los dientes y el que se halla debajo de la línea de las encías.

 

Si no visitas a tu odontologo, el ácido puede continuar deteriorando el esmalte dental, y la parte interior del diente puede comenzar a romperse. Si alguna vez has tenido una molestia en los dientes como: dolor agudo y extrema sensibilidad a líquidos o alimentos fríos o calientes,  es probable que tengas una caries.

 

Para evitar la proliferación de caries debemos tomar medidas preventivas. Una buena idea es asistir cada 6 meses a un examen de salud oral, donde un odontólogo pueda detectar y tratar las caries en un estadio precoz con atención dental preventiva y actuar antes de que las caries se conviertan en grandes problemas dentales y afecten el nervio del diente.

 

Si piensas que tienes una caries, agenda una visita de urgencia en una clínica odontológica  y prepárate para un procedimiento que podría salvarle la vida a tu diente. Tu dentista examinará los dientes con cuidado y tomará radiografías. Si descubre que tienes una caries, aplicará anestesia para dormir la zona afectada y repondrá el diente extrayendo la parte dañada con una herramienta perforadora. Después rellenará el agujero del diente con un material llamado empaste que es del mismo color que el diente.

 

Si la caries ha alcanzado la raíz o la pulpa dental, el dentista tendrá que realizar un tratamiento conducto que es cuando se retira el nervio y el diente queda sin sensibilidad. En caso de absceso dental, el odontólogo tendrá que quitar la pieza y sustituirla por un implante.

 

¡Por lo que recuerda que es de suma importancia detectar las caries a tiempo!

 

A continuación, algunos Tips anti-caries:

 

  1. Cepillarse tres veces al día: cepíllate los dientes tres veces al día, después de cada comida. Imprescindiblemente: antes de acostarte y tras levantarte por la mañana.
  2. Usar dentífrico con flúor:  es recomendable utilizar una pasta dentífrica con flúor para prevenir la aparición de caries.
  3. Cepíllate a conciencia:  el cepillado correcto consiste en realizar movimientos cortos, suaves y elípticos, sin olvidar la línea de las encías, los dientes posteriores (de difícil acceso) y las zonas que rodean las coronas de los dientes y obturaciones (tapaduras).
  4. Reemplaza tu cepillo frecuentemente: los profesionales recomiendan renovar el cepillo dental cada tres meses para evitar las enfermedades periodontales.
  5. El hilo dental es un fundamental: utiliza a diario hilo dental; el mejor momento para usarlo es por la noche, ya que la ausencia de salivación mientras se duerme favorece la acción de la placa bacteriana.
  6. Enjuague Bucal:  Los enjuagues bucales son muy  importante a la hora de mantener sana tu boca y evitar patologías e infecciones. Recuerda que estos no sustituyen al cepillado adecuado de tus dientes.
  7. Dieta sana:  Una alimentación variada y equilibrada también contribuye a reforzar el sistema inmune para que pueda defenderse ante cualquier infección en la cavidad bucal. Limita las golosinas y bebidas de fantasía.

 

Y para terminar un recuento: una carie es un orificio en alguna pieza dental provocada por bacterias provenientes de las comidas. Estas pueden volverse más grandes y profundas con el paso del tiempo, trayendo síntomas aparejados como dolor de muelas agudo y sensibilidad a bebidas calientes y frías.

 

Las caries también se denominan erosiones y si tienes una, es importante que la saquen. Si no tratas la carie, esta afectará la raíz del diente, y tendrás que realizarte un tratamiento conducto. La carie sin tratar puede causar de absceso dental, que suele venir acompañada por inflamación en la cara. En una fase más avanzada puede llevar a la pérdida del diente.

 

Si crees que tienes una carie, programa una hora con tu odontólogo.