La gingivitis es la enfermedad de las encías en las que estas sufren enrojecimiento, inflamación y sangrado excesivo durante el cepillado. Esta dolencia no está relacionada directamente con una edad concreta, sino que puede afectar a cualquier tipo de perfiles, sea cual sea su edad o condición.

 

Síntomas de la gingivitis:

  • Sangrado durante el cepillado:

Sufrir un sangrado, sea leve o intenso, durante el cepillado, no es algo común, sino que es un síntoma de que algo no funciona correctamente en la salud dental de las personas.

Este síntoma es característico de la gingivitis, pero también puede ser una señal de inicio de una peridontitis.

  • Inflamación y enrojecimiento:

Una encía en buen estado debe ser firme y rosada. El aumento de tamaño de esta o un aumento de color inusual, será una señal de alarma.

  • Aumento de la sensibilidad y dolor:

Existen personas más sensibles a que los alimentos excesivamente fríos o calientes les causen molestias en las encías. Pero cuando la dolencia se convierte en recurrente a pesar de que los alimentos no tengan unas temperaturas extremadamente bajas o elevadas, nos encontraremos ante un inicio de gingivitis.

 

La gingivitis suele darse por una falta de higiene bucal que ayuda a las bacterias a proliferar en la boca, convirtiéndose en dañinas para las encías. Esta placa, de color blanco o amarillento, no tiene porque ser visible, sino que puede encontrarse entre los dientes dando un aspecto de boca aparentemente limpia.

Por ello, la correcta limpieza de los dientes, junto con medidas concretas recomendadas por el dentista, evitará sufrir de gingivitis. Otras características, como un cambio hormonal, la diabetes o el uso de medicamentos agresivos, puede ayudar a que la enfermedad se acentúe.

¿Cómo prevenimos la gingivitis?

  1. Cepillado diario, tras cada comida: Cepillarse los dientes tras desayunar, comer o cenar debería convertirse en una rutina necesaria, ya sea en casa o fuera de ella, para evitar la aparición de bacterias a causa de los alimentos ingeridos.
  2. Hilo dental: En la mayoría de ocasiones, el cepillado no es suficiente para eliminar la totalidad de los restos en la boca, especialmente los interdentales. Para ello, resulta muy útil el uso de hilo dental que llega con mayor facilidad a cada rincón de los dientes.
  3. Enjuague bucal: Las soluciones antibacterianas sin alcohol, serán un excelente complemento al cepillarte los dientes.

 

Recuerda que en Clínica Yany, cuidamos de tu salud bucal y te ofrecemos los aranceles más convenientes y con la mejor calidad en todos tus tratamientos odontológicos. Evalúate ahora sin costo, programa una cita al +56 2 2585 4250 o búscanos en www.yany.cl