La pérdida parcial o total de las piezas dentales es común en personas mayores y estas pueden provocar consecuencias físicas graves, como problemas de nutrición debidos a la dificultad para alimentarse o alteraciones en la voz. Así como consecuencias psicológicas derivadas de la falta de autoestima que puede producir.

La boca es una zona delicada. No sólo tiene un impacto estético muy importante cuando nos relacionamos con los demás, sino que, además, los problemas de salud en esta zona pueden afectar a nuestro bienestar. Por ejemplo, las heridas de encía pueden causar infecciones en otras partes del cuerpo si no se tratan a tiempo, y los problemas en los dientes pueden generar una reacción en cadena que afecte a otras piezas dentales. Es por eso que, cuando los daños en los dientes son muy graves, se puede valorar la posibilidad de utilizar un recurso como el implante dental.

El implante no es siempre el mismo para todos ya que la adaptación del tratamiento a cada persona es fundamental para su éxito. El tipo de implante debe elegirse teniendo en cuenta factores como la estructura ósea del paciente, si tiene alguna alergia a los materiales o cualquier otro aspecto que pueda perjudicar su salud bucodental. En el caso de las personas mayores, hay que prestar atención a si padecen enfermedades cardiovasculares, parkinson, diabetes u osteoporosis, que pueden suponer un problema en la instalación de los implantes.

Para las personas que ya poseen implantes dentales es importante tener en cuenta ciertos aspectos para un correcto mantenimiento.

  • Realizar revisiones odontológicas de manera periódica para controlar la evolución del tratamiento y detectar a tiempo los posibles problemas.
  • Cepillarse con pasta de dientes después de cada comida.
  • Complementar el cepillado con elementos de higiene bucal como los cepillos interdentales e hilo dental para retirar restos de comida entre los aparatos dentales.
  • Evitar el consumo de alcohol, tabaco y bebidas azucaradas, ya que pueden  provocar el rechazo de los implantes.
  • Controlar el uso de fármacos o medicamentos, estos pueden ocasionar problemas en los implantes.

Para mantener estas piezas en buen estado, es importante que tengas en cuenta que la correcta higiene en estos dientes “falsos” sigue siendo esencial porque, como ocurre con las piezas normales, pueden sufrir patologías si no se les dan los cuidados esenciales. El riesgo de una infección es mayor en el caso de los fumadores. Cepillar los dientes después de la comida es imprescindible. Procura llegar con el cepillo también a los implantes que son más inaccesibles, donde es habitual que se acumule sarro, que puede propiciar el desarrollo de infecciones.

 

 

Recuerda que en Clínica Yany, cuidamos de tu salud bucal y te ofrecemos los aranceles más convenientes y con la mejor calidad en todos tus tratamientos odontológicos. Evalúate ahora sin costo, programa una cita al +56 2 2585 4250 o búscanos en www. yany.cl.