Después de un tratamiento conducto hay una serie de cuidados que deberíamos seguir al pie de la letra. 

El tratamiento conducto es un procedimiento para extraer el tejido nervioso o raíz de un diente y así evitar su extracción.

Es normal sentir hipersensibilidad días después de haberse realizado un tratamiento conducto debido a que el cuerpo experimenta el proceso de cicatrización y curación. También es común sentir dolor en la mandíbula si usted mantuvo su boca abierta durante prolongado tiempo mientras le practicaban el tratamiento.  

Existen dos etapas dentro de este procedimiento, la primera es la de la extracción de las raíces y el relleno provisorio. Y la segunda, es en la que se sella el diente con un relleno permanente. Asegúrese de seguir las instrucciones que le entregó su endodoncista durante ambas partes del tratamiento.

Después de ambas citas, usted experimentará la sensaciones producidas por la anestesia en la zona tratada, las cuales durarán alrededor de  3 horas, tiempo durante el cual, es muy importante evitar masticar con esas piezas para evitar morderse la lengua y las mejillas.

Cuando haya pasado el efecto de la anestesia, usted podrá sentir un dolor punzante e intenso durante la masticación, y esta sensación podría durar varios días. Si su odontólogo le recetó una medicación, utilicela al pie de la letra. De lo contrario, no busque automedicarse.

Este dolor no tiene relación con el tratamiento de la pieza tratada, más bien está asociado con la situación previa de dolor, inflamación e infección.

Sino le recetaron medicación y el dolor es únicamente al masticar, usted deberá agendar una hora con especialista para que le sugiera un tratamiento analgésico y de ser necesario, lo alivie del dolor generado por haber mordido con esa pieza dental.

La Asociación Americana de Endodoncistas, indica que el índice de éxito de tratamiento conducto es de un 95%, y que es un procedimiento seguro a largo plazo, pero que requiere seguimiento por si llegase a surgir algún contratiempo. Y que lo fundamental es mantener buenas hábitos de higiene y asistir a las revisiones periódicas con su dentista.

A continuación, algunas guías para el cuidado del tratamiento :

  • No comer nada hasta que se haya disuelto el efecto de la anestesia para evitar mordeduras en las mejillas o en la lengua.
  • No morder o masticar con el diente tratado hasta que haya sido restaurado totalmente
  • Lavarse los dientes y utilizar el hilo dental normalmente
  • No consumir alimentos excesivamente azucarados
  • No consumir alcohol ni tabaco ya que estos alteran el proceso de cicatrización
  • De sentir un dolor exacerbado consultar con urgencia a su endodoncista
  • Acudir periódicamente a su odontólogo

Para más información acerca de los cuidados que debe tener en un tratamiento conducto, agende una hora con su endodoncista.

¿Piensas que puedes necesitar un tratamiento conducto? Averigua más aquí.