Todos hemos escuchado lo importante que es lavarse los dientes después de cada comida y particularmente antes de acostarnos; pero la verdad es que muchas veces nos vamos a la cama sin hacerlo (ya sea por olvido o flojera). Sin embargo, este descuido puede traer serias consecuencias para tu salud dental por 2 razones principales:

  1. En primer lugar, tu boca se vuelve altamente vulnerable a las caries y enfermedades dentales a la hora de dormir, ya que la salivación por la noche es menor y los restos de alimentos ingeridos producen daño al esmalte y crean el ambiente ideal para la proliferación de bacterias.
  2. Por otro lado, el mal aliento matutino empeora considerablemente si no te lavas los dientes la noche anterior, ya que tu boca amanece llena de microorganismos que pueden desarrollar halitosis (mal aliento de manera permanente).

Sin embargo, la mayoría de las personas comen un par de horas antes de acostarse. ¿Existe una mejor hora para el cepillado?
Lavarse los dientes 20 ó 30 después de comer es lo recomendable, sobre todo si has ingerido alimentos de origen ácido (cítricos, vinagre, quesos, yogur o salsa de tomate, por ejemplo), ya que de lo contrario se puede desgastar el esmalte.

Si olvidas lavar tus dientes por la noche, asegúrate de poner especial cuidado en el cepillado durante la mañana, utilizando enjuague y seda dental para eliminar las bacterias acumuladas.

Realizar una higiene dental profesional cada 6 meses te ayudará a prevenir posibles enfermedades en tus dientes y encías y te ayudará a mantener tu aliento fresco.

Averigua sobre nuestras Promociones de Higiene para cuidar tu sonrisa.