Recientemente la Organización Mundial para la Salud OMS, sacó una serie de recomendaciones para ayudar a los padres a responder correctamente ante las situaciones de estrés  que puede desarrollarse en los pequeños de la casa durante el confinamiento. 

 Una de las formas más comunes de manifestación puede ser en el cambio de conducta en los menores, como por ejemplo: mostrarse más dependientes, preocupados, enfadados o agitados. ¿Reconoces algunas de estas situaciones en casa? 

Lo más recomendable, primero es detenerse a evaluar la situación, por ejemplo, si mojó la cama y ya no lo hacía puede ser un síntoma, por eso, muéstrate comprensivo ante las reacciones de tu hijo, escucha sus preocupaciones y bríndale más amor y atención.

Recuerda que vivimos tiempos donde es importante cuidar la salud mental de todos en casa, escuchar y hablar con amabilidad es muy importante. Organizar tardes de juegos, enseñarle cosas nuevas son parte de la relajación. 

Los horarios, no es recomendable alterarlos, por eso mantén rutinas, como sus comidas, siestas, actividades escolares y el tiempo destinado a la diversión. 

Por último, es muy importante informarles sobre lo que pasa en la actualidad, más adelante necesitarán saber cómo y qué deben hacer para reducir los riesgos de contagio. No olvides que son niños, utiliza un lenguaje adecuado y si pueden aprender jugando será mucho mejor.