Apenas comience la aparición de los primeros dientes de leche, será necesario empezar a asear la boca de tu bebé.

El cuidado de los dientes del bebé comienza con el desarrollo y la aparición de los primeros dientes, esta rutina de limpieza es necesaria para resguardar la salud de la dentadura definitiva del niño en un futuro.

Antes del año de edad : Se utiliza un paño o gasa húmeda para friccionar con delicadeza las encías del bebé y la de sus primeros dientes. Esta actividad generará un efecto de acción-reacción que le permitirá aceptar con familiaridad posteriormente el cepillado de dientes.

A partir de los 12 meses : Es momento de introducir los dedales de silicona especializados en aliviar las encías de los niños y un cepillo de dientes de cerdas suaves para extraer los restos de comida. Es muy importante prestarle atención a los dientes de leche ya que son susceptibles a infecciones.

Desde los dos años : Cuando los niños ya tienen la mayor parte de sus piezas dentales, es la hora de enseñar cómo lavarse los dientes y prevenir caries (aprende cómo aquí). Es tiempo de armarse de paciencia y dedicación para inculcar hábitos de higiene dental que perduren para toda la vida. Hábitos que serán fundamentales en el cuidado de la salud de sus dientes definitivos en un futuro.

El protocolo europeo de higiene dental infantil explica que se deben lavar los dientes como mínimo dos veces al día para prevenir la aparición de caries. Lo recomendable sería enseñar que se deben lavar los dientes en la mañana, después de cada comida y antes de dormir.

Entre los dos y cuatro años : Es recomendable empezar a utilizar una pasta de dientes infantil con una cantidad mínima de flúor  (1.000 PPM –partes por millón– frente a las 1.500 PPM de los adultos). Y la cantidad debe ser del porte de un grano de arroz.

Desde los cuatro años : Es recomendable utilizar una cantidad de pasta de dientes del porte de una lenteja.

A partir de los 6 años:  Debe empezar a usar pasta de dientes de adulto, sin embargo siempre debes acompañarlo mientras se lave los dientes y ayudarlo a repasar los aquellos lugares a los que no llega con facilidad.

Entre los 6 y 10 años : Llegó la hora de aprender a utilizar hilo dental. El hilo dental es un pilar fundamental de una buena salud bucal. Este servirá para extraer la placa dentobacteriana que se acumula entre los dientes de leche y produce la aparición de caries dentales.

Recuerda programar visitas periódicas donde un odontopediatría de confianza para seguir el desarrollo y cuidado de la salud bucal de tu hijo.