El Dr. Roberto Yany, Cirujano dentista y Director Clínico de Grupo Yany, nos explica que la odontología siempre ha sido una disciplina rigurosa, tanto en la ejecución de los procedimientos, como en el cuidado de pacientes y trabajadores en lo que respecta a transmisión de enfermedades,

El odontólogo trabaja principalmente en la cavidad oral, que presenta condiciones anatómicas y fisiológicas que propician el establecimiento de microorganismos de manera habitual. Sobre 700 cepas de bacterias han sido identificadas en la cavidad bucal, aunque la mayoría de las personas sólo albergan de 34 a 72 variedades diferentes. La mayor parte de estas especies son aparentemente inocuas para la salud general y otras incluso son beneficiosas para procesar alimentos y otras funciones. Existe sin embargo un conjunto de estos y otros microorganismos, que son potencialmente dañinos y altamente infecciosos. Es por ello, que los profesionales del área de la odontología han debido siempre extremar las precauciones para prevenir, tanto la contaminación cruzada, como para resguardar la seguridad de sus funcionarios.

El uso de elementos de protección personal ha sido siempre la regla de oro en cualquier atención en nuestros centros y a pesar que siempre hemos sido rigurosos en estos momentos que se viven en nuestro país y el mundo, hemos extremado las medidas generando protocolos que permitan, de manera estricta minimizar los riesgos antes, durante y posterior a cada atención.

En la entrada encontrarás personal de la clínica que realizará preguntas tendientes a pesquisar riesgos de contagio y tomarán y registrarán tu temperatura y la de tus acompañantes.

Nuestras salas de espera han sido demarcadas para permitir el distanciamiento y hemos retirado cualquier material de lectura que podría ser un vector de contagio. Adicionalmente, nuestro personal de aseo, está constantemente desinfectando las superficies, manillas y dependencias con soluciones específicas para un amplio espectro de microorganismos.

Se te solicitará acudir con mascarilla y no retirarla en ningún momento durante tu estadía fuera del box odontológico. Asimismo, es recomendable llevar la menor cantidad de accesorios posibles para disminuir el riesgo de contaminación.

El tiempo de cada atención se ha extendido para permitir la correcta limpieza, desinfección y ventilación de cada box de atención entre pacientes, por lo que te agradecemos seas puntual para no retrasar la atención de otras personas.

Al interior del box, se te pedirá que laves tus manos y recibirás un enjuagatorio que ha demostrado disminuir la carga de microorganismos en la buco faringe de manera transitoria para minimizar la posibilidad de diseminación.

Por estas razones te invitamos a acudir a tus controles con responsabilidad y en lo posible sin acompañantes para evitar aglomeraciones. En casos de menores de edad, te aconsejamos asistir con sólo un guardián o apoderado. Recuerda lavar tus manos al ingresar a la sala de espera, mantener la distancia con otros pacientes en todo momento y una vez que ingreses al box, seguir las instrucciones del personal clínico que está altamente capacitado para atenderte con la bioseguridad y la calidad de siempre.