A continuación, te entregamos algunas sugerencias a tener en cuenta para realizarse un blanqueamiento dental de forma segura y efectiva.

A medida que pasan los años los dientes se oscurecen. En bastantes situaciones, el proceso natural propio de la edad de las piezas dentales se ve acelerado por factores como la genética, una mala higiene dental, mala alimentación, hábitos poco saludables, accidentes o golpes en los dientes.

Por lo que son muchas las personas que consultan a su dentista para mejorar la estética y salud de su dentadura. Una sonrisa bonita es un atributo deseable para todos quienes quieren sentirse seguros y atractivos a la hora de enfrentar el mundo.

Según la Academia Americana de Odontología Cosmética, el 81% de los pacientes están interesado en aquellos procedimiento estéticos que reafirman su autoestima y realzan su confianza. Por lo que el blanqueamiento es el procedimiento más solicitados en las clínicas odontológicas.

Al momento de querer realizarse este tratamiento dental, y debido a la alta cantidad de productos que nos ofrece el mercado para blanquear nuestros dientes de forma casera o profesional, nos surgen interrogantes como: ¿es necesario acudir a un profesional para realizar un blanqueamiento dental?

La verdad, es que la mayor parte de las personas que quiere lucir una sonrisa despampanante, no está informada, y solo tiene una información sesgada respecto a mitos y verdades que circulan en torno al más popular de los tratamientos dentales.

También sucede que en la red acontece una cantidad de información de dudosa fuente que expone remedios artesanales con utensilios caseros para blanquear los dientes, los cuales son potencialmente dañinos y están lejos de satisfacer la demanda real de los internautas.

Entonces, al momento de pensar en hacerse un tratamiento blanqueador de dientes, recomendamos tener en cuenta algunas variables que pueden intervenir de forma positiva o negativa en los resultados que estamos esperando.

Primero que todo, recurrir a un tratamiento de este tipo sin la supervisión de un experto para ahorrar dinero puede resultar contraproducente. El ahorro económico que reporta un blanqueamiento dental sin el asesoramiento y la supervisión de un experto puede implicar efectos adversos que pongan en riesgo nuestra salud y dentadura.

Para evitar efectos no deseados, lo primero que hay que hacer es programar una visita al dentista, por lo que sí, es necesario acudir a un un profesional quien nos informe acerca del método de blanqueamiento dental más adecuado para nuestro caso.

Son muchos los mitos que circulan respecto a los tratamientos de blanqueamiento, por lo que estimamos conveniente aclarar la mayoría de estos.

A continuación, una lista acabada de mitos y verdades sobre el blanqueamiento dental.

Es un tratamiento seguro, fiable y eficaz:  Verdad. Un adecuado diagnóstico complementado con un buen plan de tratamiento entregará resultados estéticos y funcionales. No dañará el esmalte de los dientes ni tampoco las encías.

Los resultados del tratamiento son inmediatos: Verdad. Es un tratamiento sin efectos secundarios y los resultados se obtienen en una sola sesión.

El blanqueamiento dental potencia la sensibilidad de los dientes: Verdad. Los dientes se vuelven sensibles durante o después del tratamiento. A veces la penetración de peróxido (compuesto activo del gel blanqueador) en el tejido de la raíz (el “nervio” del diente) puede ocasionar inflamación. También, las piezas dentales suelen deshidratarse debido a la exposición a una temperatura elevada durante un largo período (procedimiento común de blanqueamiento).

Los dientes se mantienen blancos al finalizar el tratamiento: Parcialmente cierto. No todas las personas responden igual a un blanqueamiento dental, su eficacia y duración dependerá también de nuestro organismo, biología y nuestros hábitos.

El blanqueamiento profesional casero no funciona: Mito. Si tu dentista te recomendó un tratamiento casero bajo su supervisión resultará. Todos los tipos de blanqueamiento siguen el mismo principio: la acción de un gel (peróxido de hidrógeno o carbamida) en diferentes concentraciones, que libera oxígeno y que cambia el color del diente, causado por la oxidación en los pigmentos de color amarillento de la dentina.

No es recomendable durante el tratamiento consumir alimentos y bebidas con colorantes: Verdad. Durante el procedimiento se debe evitar consumir determinados alimentos, bebidas o productos que podrían perjudicar el resultado. La durabilidad del color alcanzado con el blanqueamiento se reducirá si se consume en exceso, té, café o tabaco.

Los dientes oscurecen con el paso del tiempo: Verdad. El efecto de blanqueamiento dental tiene diferentes duraciones, pero frecuentemente el color “satisfactorio” se mantiene entre uno y tres años.

Las pastas de dientes blanquean la dentadura: Mito. Las pastas dentales blanqueadoras tienen muy poca cantidad de agentes activos de blanqueamiento dental. Al ser abrasivas, pueden borrar las manchas externas, pero no cambiar el color de la dentadura.

Recetas caseras como el bicarbonato de soda, limón y agua oxigenada blanquean los dientes: Mito. Estos productos no tienen el potencial de blanquear las piezas dentales. De hecho, estos son agentes abrasivos que pueden debilitar el esmalte y erosionar las piezas dentales. El ácido cítrico del limón corroe el esmalte y el bicarbonato debilita las primeras capas de la superficie de nuestros dientes, mientras que el agua oxigenada daña nuestras encías.

El blanqueamiento dental causa dolor : Mito. No es doloroso, pero sí potencia la sensibilidad del diente, una sensación que desaparece en las 72 horas posteriores al tratamiento.

El blanqueamiento daña las piezas dentales: Mito. El blanqueamiento opera como reacción química. El gel actúa para esclarecer el pigmento que oscurece y opaca los dientes. Este proceso no es abrasivo y no afecta a la estructura de los dientes.

Es un tratamiento para cualquier tipo de persona: Parcialmente cierto. El tratamiento no se recomienda en: mujeres embarazadas; niños menores de 15 años con el esmalte aún totalmente formado; pacientes con enfermedad periodontal o con muchas restauraciones; pacientes alérgicos a los componentes de la fórmula y pacientes con retracción gingival.

El blanqueamiento dental no sustituye a la limpieza bucodental : Verdad. Son tratamientos distintos: el blanqueamiento cambia el color y la limpieza elimina la placa bacteriana acumulada sobre los dientes.

El blanqueamiento causa cáncer: Mito. No existen estudios concluyentes o pruebas de que los compuestos blanqueadores pueden desarrollar cáncer.

En conclusión, un procedimiento como este realizado por un profesional nos reportará resultados satisfactorio y seguros, mientras que los remedios caseros publicados en la red podrían ocasionarnos daños irreversibles en nuestros dientes.

Si quieres conocer más acerca de este tratamiento, programa una hora con tu odontólogo.